Atención al uso de los menores de la tecnología

Atencion a el uso de los menores de la tecnologiaLa tecnología forma parte de nuestras vidas y como tal es difícil pensar que podemos mantener a nuestros hijos alejados de ella. Y es que no se trata de que los chicos y chicas no utilicen la tecnología, sino que la usen de la forma correcta y con los tiempos adecuados conforme a su edad y nivel de desarrollo.

Unos de los puntos más importantes es que tenemos que educar a nuestros hijos en cómo deben utilizar la tecnología.

Los avances en la tecnología de la comunicación como internet, Whatsapp, Facebook, Instagram u otras redes sociales, unido a la facilidad de acceder a ellos con multitud de dispositivos (tablets, smartphones, PCs, videoconsolas, o la propia televisión) hacen imposible, e incluso poco adecuado, pretender que nuestros hijos no las usen. Por ello no se trata de que no usen la tecnología, sino de que lo hagan de la forma correcta.

Relacionado con esto último es fundamental educarles y hacerles ver las consecuencias que suponen el uso de las redes sociales: la sobrexposición de sus vidas; las consecuencias de publicarlo todo; comentar ciertos comportamientos o actuaciones de compañeros (casos de bullying); etc. Los padres y madres junto con los educadores (maestros y profesores) deben de hacer una importante labor pedagógica para concienciar a los menores del buen uso de la tecnología.

Los problemas de adicción a la tecnología afectan ya aun elevado porcentaje de menores.

Como parte fundamental de saber utilizar la tecnología es enseñar a los menores a controlar los tiempos de uso que hacen de ella. Y es en este punto donde se están dando los casos más graves debido a auténticos problemas de adicción por parte de los menores. Por desgracia, este no es un problema sólo de menores, cada día nos encontramos en la consulta del psicólogo más casos de adultos que son incapaces de despegarse de su móvil o no atender continuamente a los avisos de llegada de un mensaje de whatsapp o una nueva publicación en Facebook o Instagram.

Centrándonos en los menores es primordial que enseñemos a los chicos a parar cuando están conectados. Un problema muy habitual que se nos presenta en casa es con el uso de la videoconsolas y los juegos de moda (tipo Fornite) en los que los chicos y chicas juegan en línea con su amigos (ojo, o con desconocidos) desde sus habitaciones, con sus cascos y sus micrófonos completamente absortos en el juego y desconectados de la realidad. Para muchos padres supone un enfrentamiento diario que paren de jugar y atiendan a otras cuestiones como hacer las tareas o realizar cualquier otra actividad, aunque sea lúdica. Pero esto que estamos comentando con la videoconsola también ocurre con las redes sociales, cuyo diseño y funcionamiento nos “obliga” a estar conectados permanentemente. Y si no lo estamos, nos recuerda que no lo estamos con algún aviso.

¿Cómo tratar los problemas de adicción a la tecnología en menores?

Cuando detectamos que nuestro hijo se conecta de forma abusiva a la tecnología la solución nunca será prohibirle por completo su uso, sino ayudarle y guiarle para que recupere el control del tiempo que pasa con la tecnología. En muchas ocasiones los padres no cuentan con el conocimiento o los recursos suficientes para marcar las pautas adecuadas de trabajo; en estos casos podemos contar con la ayuda profesional de un psicólogo infantil que nos guíe en el proceso y nos ayude a reeducar y reconducir esta conducta adictiva.

Consejos para la superación de una ruptura sentimental

psicologo hablando pareja casados sobre depresion marido 42193 136La vida nos enfrenta a situaciones muy diversas, algunas de las cuales desgraciadamente, pueden resultar profundamente  dolorosas. Cuando hablamos de ruptura sentimental, desde la consulta de Ismael Limones, experimentado Psicólogo y Psicoterapeuta, se nos ofrecen algunos procedimientos básicos que serán de gran ayuda.

Recuperar nuestra vida después de una ruptura sentimental.

Seguro que a todos nos ha ocurrido más de una vez que, tras la finalización de una relación de pareja, la vida se torna difícil y en ocasiones carente de motivación.

Nuestra mente debe hacer un ejercicio de superación para que el corazón no nuble nuestra realidad y podamos encontrar nuevamente rumbo, pues siempre lo hay, y en la mayor parte de las ocasiones, mejor que el anterior.

Para ello pueden ser de gran ayuda algunas pautas que organicen nuestra situación y den luz de futuro.

1.- El tiempo es un gran sanador: efectivamente, eso de "el tiempo lo cura todo" es en gran medida una realidad. No sólo nos valdría con ello, pero pretender que todo se olvide y la herida cure de un día para otro es engañarnos. Hay que dejar que pase el tiempo para que nuestra perspectiva sea cada vez menos dolorosa.

2.- Dar salida a nuestros sentimientos: si estamos tristes, si queremos llorar. si necesitamos hablar y decir lo que sentimos, es muy oportuno dejar que ello ocurra y poder compartir con alguien nuestro estado anímico en todas sus vertientes. Verbalizar ese duelo no es nada malo siempre y cuando sea algo propio de los primeros momentos de la ruptura sentimental y no se convierta en nuestro estado habitual.

3.- Aceptar lo ocurrido y perdonar: El comienzo  de una nueva etapa cargada de ilusión y nuevas metas pasa indudablemente por la aceptación de la realidad. Con ello estaremos pasando página poco a poco, dejando falsas expectativas atrás que seguro serían profundamente dañinas. Una ruptura sentimental se afronta de manera diferente si el paso a esa situación lo hemos dado nosotros o por contra ha sido la otra parte. En este segundo supuesto, el perdón y la aceptación es fundamental para dejar que entren paz y oxígeno a nuestra vida.

4.- Un buen nivel de autoestima: hacernos preguntas de por qué ha terminado todo, a veces nos lleva a pensar que el único y gran problema somos nosotros, cuestionando nuestra forma de ser, de amar y hasta nuestro aspecto físico. Trabajar la autoestima para no caer en errores que nos autolesionen injustamente es muy importante.

5.- Ponernos sin pudor en manos de expertos: Las terapias que se ofrecen por parte de los especialistas en Psicología y Psicoterapia pueden resultar fundamentales para trabajar los anteriores aspectos y otros muchos más de forma que nuestra actitud para afrontar la situación sea positiva y beneficiosa en su totalidad.

Desde La consulta de Ismael Limones, el tratamiento terapéutico de esta y otras situaciones que afectan a la estabilidad y bienestar emocional de parejas, niños y adultos, nos ayudará a afrontar nuestros problemas, dudas y temores con la tranquilidad de poder retomar el equilibrio vital necesario.

Beneficios de ser tratado por un psicólogo

Beneficios de ser tratado por un psicologo La salud mental es una parte fundamental de nuestro bienestar. Mantener una buena salud mental es básico para poder desarrollarnos y relacionarnos con nuestro medio, nuestros familiares y el resto de la sociedad.

Son muchas las situaciones en las que la salud mental de una persona puede verse alterada y manifestarse en forma de desgana, apatía, irritabilidad, descontento con la vida, angustia y ansiedad, depresión, fobias, etc. Estas alteraciones pueden manifestarse debido a una causa concreta o situación que estemos viviendo, un hecho traumático (reciente o antiguo), o debido alteraciones neurológicas, causas genéticas o desequilibrios de neurotransmisores.

Son varios los beneficios de ser tratados por un psicólogo:

  • En primer lugar remarcamos la importancia que juega el psicólogo en definir un procedimiento para abordar y mejorar nuestra situación psicológica; así como las pautas y los tiempos adecuados para ello. Dicho de forma más simple, es el especialista que nos guía en el proceso de mejora.
  • La consulta psicológica puede ayudarte a identificar o poner nombre a lo que te ocurre. Antes hemos comentado algunas alteraciones como depresión o ansiedad, que quizá podamos intuir por nosotros mismos o por nuestros allegados. Que sean en principio más fácilmente identificables no significa que no les demos la importancia que merecen y consideremos que no necesitan un tratamiento especializado. Pero también existen otros problemas que necesitan de un profesional de la psicología para su correcto diagnóstico y tratamiento: trastorno de la personalidad, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno bipolar de la personalidad, esquizofrenia
  • El psicólogo es un profesional sanitario y basa su trabajo en el conocimiento científico de la mente y el comportamiento. Cuenta con extensa formación y un conocimiento real y contrastado de los procedimientos y métodos de trabajo. No actúa por ocurrencias o consejos sin que tengan una base y un objetivo claros en el tratamiento.
  • El psicólogo resulta fundamental para abrirnos y contar nuestra situación a una persona ajena a nuestro entorno (familares, amigos, etc.).
  • El psicólogo nos puede ayudar a identificar la causa de nuestra situación, aclarar nuestra mente y poder iniciar una terapia y un tratamiento psicológico adecuado para revertir o mejorar nuestra salud mental y nuestra vida.
  • En ocasiones tenemos claro el origen de nuestra situación pero no sabemos ni contamos con las herramientas para mejorar. En este punto habrá situaciones que podrán mejorarse con un cambio de actitud por nuestra parte (por ejemplo en casos de conflictos entre familiares, con los hijos o padres); y otras ocasiones que requerirán de un replanteamiento de nuestros pensamientos por no poder revertirse (fallecimiento de un familiar, accidente que ha causado un daño físico, u otros cambios ajenos o no modificables por nosotros). El psicólogo nos ayuda a encontrar nuestros recursos y a utilizarlos para afrontar la situación. Tanto con causas como sin causas fundamentadas.
  • El psicólogo puede identificar la necesidad de recibir tratamiento farmacológico.

Recibir tratamiento psicológico debemos considerarlo como el medio de mejorar o recuperar nuestra salud mental, y acudir a un buen psicólogo nos reportará importantes beneficios. Por ello debemos vencer las reticencias sociales de acudir al psicólogo y hacerlo igual que si fuésemos a nuestro ejercicios de rehabilitación tras una operación de rodilla o a otro especialista médico si tenemos alterada o nos duele alguna parte del cuerpo.

¿Cómo detectar uno mismo si necesito ayuda psicológica?

Cómo detectar uno mismo si necesito ayuda psicologica

Ante ciertas situaciones de nuestra vida como el fallecimiento de un familiar, estrés laboral, problemas de pareja, situaciones traumáticas, problemas de autoestima, etc. se pueden generar episodios de ansiedad, pena y tristeza recurrentes, desgana ante la vida; ira y enfado continuos … En todas estas situaciones es probable que necesitemos ayuda psicológica para afrontar la situación, pero, ¿cómo saber si necesito acudir al psicólogo?

Son muchos los avisos o indicios que te pueden indicar que necesitas ayuda psicológica. Sin embargo, la primera reacción suele ser pensar que por nosotros mismos vamos a poder solucionar la situación o, simplemente, que es algo normal estar en ese estado. En muchas ocasionas son nuestros familiares o personas cercanas de nuestro entorno las que nos dan el toque de atención y nos abren los ojos ante una necesidad, la de acudir al psicólogo a la que en principio muchas personas son reacias.

¿Cómo puedo identificar que necesito ayuda profesional y debo acudir al psicólogo?

Posiblemente necesites ayuda psicológica si te identificas con alguna de estas situaciones.

1. Tras un hecho traumático nuestra vida se ha quedado bloqueada como en standby, no avanzamos. Nos encontramos en un estado de pena o tristeza permanente. Nada nos alegra y los pequeños detalles que nos pueden sacar una sonrisa lo hacen de forma muy puntual y por un minuto. La depresión es un problema psicológico cada vez más habitual y que puede tener muy diversos orígenes: problemas laborales, falta de autoestima, algún hecho traumático, componente genética… Debemos intentar evitar que la depresión se haga crónica e iniciar una terapia psicológica para su tratamiento.

2. Tu estado de ánimo es una montaña rusa. Lo mismo estás eufórico, supercontento, te sientes capaz de hacerlo todo y comerte el mundo, que a la semana siguiente todo te viene grande, no tienes ganas de nada o te notas sin fuerzas para afrontar tu vida. Estos desajustes sin una causa justificada te pueden indicar que sufres un trastorno psicológico del tipo trastorno bipolar o maníaco depresivo.

3. Cualquier situación más o menos estresante te provoca ansiedad, todo son problemas y no llegas a solucionarlos todos. El estrés sostenido en el tiempo unido a otros factores puede provocar un bloqueo físico y mental y nuestro cuerpo lo manifiesta con dificultades para respirar bien, taquicardias… Mediante la terapia adecuada podemos mejorar mucho nuestro estado y aprender a controlar la ansiedad.

4. Tenemos pequeñas manías, algunas en principio pueden ser inofensivas, pero que nos están complicando la vida (a nosotros y a nuestro entorno) ya que somos incapaces de dejar de hacerlo por el gran estrés que nos genera no realizarlas. En otros casos, esas manías pueden ser hasta peligrosas, para nuestra salud o la de los demás. Si sufrimos un trastorno obsesivo compulsivo (TOC) debemos acudir al psicólogo para evitar que acabe deteriorando nuestra vida familiar, laboral o social.

5. Notamos que nuestro estado mental no nos permite realizar nuestra vida con normalidad o disfrutar de ella como deberíamos (bloqueo, estrés, ansiedad, tristeza, etc.). Un situación habitual es la pérdida o falta de deseo sexual (tanto en hombres como mujeres) o disfunciones eréctiles en los hombres asociadas a problemas psicológicos. Acudir al psicólogo puede mejorar mucho nuestra calidad de vida.

Saber identificar que necesitamos ayuda psicológica es el primer paso para mejorar nuestra situación. El siguiente paso es buscar al profesional adecuado para que nos ayude a solucionar nuestro estado. En ocasiones es difícil dar por uno mismo el paso de iniciar una terapia psicológica y necesitamos que alguien cercano nos haga ver claramente una realidad que ya intuíamos.

¿Cómo funciona la mente de los agresores sexuales?

Cómo funciona la mente de los agresores sexualesAntes de comentar las características de la mente de un agresor sexual es importante diferenciar entre los agresores circunstanciales, personas que realizan una agresión puntual en un momento y circunstancias concretas, de aquellas personas que realizan la agresión sexual de forma rutinaria y la buscan como parte de su comportamiento habitual. Estos últimos son violadores reincidentes, ya que “necesitan” de la agresión para su satisfacción sexual. Ambas situaciones son igualmente reprobables, pero la forma de pensar de ambos tipos de violadores es diferente. En esta entrada nos centraremos en los últimos.

Algunas características de los agresores sexuales recurrentes son:

  • Los agresores sexuales son principalmente hombres que actúan sobre mujeres y niños. La sensación de poder sobre ellos les estimula para cometer la agresión.
  • Los agresores sexuales patológicos sólo consiguen la satisfacción sexual si el acto lo realizan a través de una agresión sexual. Buscan la sensación de poder, la agresividad y lucha, y el sometimiento de la víctima.
  • Los agresores sexuales suelen presentar disfunciones emocionales en sus relaciones con el resto de personas. Dificultades de comunicación, inseguridad y baja autoestima y pocas habilidades sociales son algunas de sus características.
  • Una de sus principales características es la incapacidad de empatizar con la víctima, es decir, de ponerse en el lugar de la persona agredida. El deseo sádico y la ira son especialmente peligrosos en sus actuaciones.
  • Tienen una conducta adictiva. El placer que sienten al realizar una violación o agresión sexual refuerza su conducta, buscando nuevas maneras de volver a agredir.
  • El placer al cometer la agresión (adicción) es más fuerte que el miedo a ser detenidos por las fuerzas de seguridad, lo que los hace especialmente peligrosos. De hecho, en algunos casos, la posibilidad de ser pillados los estimula.
  • Los agresores sexuales presentan distintos tipos de trastornos psicológicos: trastornos obsesivo-compulsivo, trastorno disociativo de identidad, estrés postraumático, etc.
  • Un elevado número de agresores sexuales sufrieron de abusos (físicos o psíquicos) durante su infancia. Por esto, entre otras razones, es también tan importante el cuidado y terapia psicológica de niños maltratados.

La rehabilitación de un agresor sexual

Uno de los principales problemas de los agresores sexuales es la alta tasa de reincidencia.

La rehabilitación de un violador es un tema que, desgraciadamente, sale al debate público cada vez que escuchamos sucesos relacionados con nuevas agresiones realizadas por violadores que han salido de la cárcel con un permiso penitenciario o bien que han cumplido ya su condena por una agresión sexual previa.

Las estadísticas indican que el tratamiento psicológico de los agresores sexuales puede reducir en un 10% las probabilidades de reincidir con nuevas agresiones sexuales. Desgraciadamente este porcentaje resulta muy bajo teniendo en cuenta las graves consecuencias de sus actuaciones sobre las víctimas, tanto físicas (en muchos casos incluso de muerte) como psicológicas. Para las víctimas resulta tan importante una atención psicológica ante el trauma sufrido como la sensación de estar arropada y protegida por la sociedad y por las leyes.

maillinkedin

Blog de psicología

blog

Datos de contacto

Ismael Limones, psicologos Cordoba

Móvil: 649 325 881
Rafael Pérez de Guzmán, 9
Córdoba (España)
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.