¿Cómo superar una infidelidad?

Cómo supuerar una infidelidadUna infidelidad es la mayor deslealtad de nuestra pareja. Son muchos los sentimientos que nos asaltan al descubrir la infidelidad y podemos ir pasando de unos a otros: rabia, dolor, tristeza, traición, pena, impotencia, culpa, incredulidad,…etc. Tenemos que saber que deberemos trabajar todos estos sentimientos de una forma individual (nosotros mismos), pero también como pareja si realmente queremos superarlo.

Para superar la infidelidad suele ser importante como nos hemos enterado del hecho. Principalmente si hemos pillado a nuestra pareja o si ella nos lo confiesa. Resulta igualmente importante la actitud que la pareja haya mostrado en el momento de ser descubierta.

Pero, ¿cómo podemos superar una infidelidad? Tras una infidelidad se pueden considerar los siguientes pasos o etapas.

  1. El primer paso es admitir el hecho. La realidad es que ha habido una infidelidad. Podemos buscar razones o culpabilizar del hecho a terceras personas; pero lo cierto es que nuestra pareja nos ha sido infiel.
  2. Gestionar nuestro sentimiento de traición y pena. El saber que hemos sido traicionados por nuestra pareja, aquella que amamos y en la que confiábamos, nos lleva a sentir pena y tristeza por nosotros. Es recomendable pasar un tiempo pensando y apoyándonos en amigos o familiares que nos reconforten.
  3. Pensar y decidir qué camino vamos a seguir. Tras las dos situaciones anteriores debemos plantearnos lo que vamos a hacer. Para ello puede ser necesario un tiempo de reflexión y de hecho es lo más recomendable. Tenemos dos opciones: 1) acabar con la relación; o 2) Perdonar y continuar con la relación.
  4. Perdonar y continuar con la relación. Si hemos decidido continuar con la relación debemos ser conscientes de que la frase “perdono pero no olvido” es muy real y estará muy presente en vuestra relación. No se puede perdonar y continuar sin hacer ningún cambio real en la pareja, hacer como si nada hubiera pasado. Esto está abocado muy probablemente al fracaso de la pareja. Tras haber tomado la decisión de continuar y querer intentarlo de nuevo hay que trabajar en pareja. Insisto en el término “de nuevo”, porque en los casos de infidelidades es un empezar de nuevo de la pareja en la que se deben recuperar la confianza y la ilusión perdida.
  5. Trabajar la relación con nuestra pareja para modificar aquello que nos pueda hacer mejorar en nuestra relación, afianzar nuestra unión y la confianza depositada en la pareja.

Cuando hablamos de superar una infidelidad tenemos que considerar que debemos superarlo nosotros mismos y como pareja. Tras la rabia y la pena, si decidimos que queremos superar la infidelidad tenemos por delante un importante trabajo como pareja para restaurar la ilusión y la confianza perdida con la infidelidad.

¿Cómo tratar con adolescentes problemáticos? Algunos consejos

Cómo tratar con adolescentes problemáticos Algunos consejosLa adolescencia es un período de la vida con muy mala fama. Supone importantes cambios y es un medio camino entre los que es ser un niño y creerse un adulto que ya lo sabe todo.

Podemos tener hijos adolescentes problemáticos en muchos sentidos: perezosos y pasivos; contestones; aquellos que todo les sienta mal y están permanentemente enfadados; adolescentes rebeldes; así como combinaciones de más de uno de estos elementos.

En este punto nos vamos a centrar en indicaros algunas pautas y consejos para tratar con adolescentes problemáticos.

Un adolescente rebelde y problemático normalmente no surge de la nada sino que es el resultado de una acumulación de hechos y falta de límites que no han ido cumpliendo o no se les han ido imponiendo a lo largo de su infancia. Por tanto, los padres debemos intentar reeducarlos y reconducirlos. Según el nivel de rebeldía y las consecuencias, contar con un psicólogo especializado nos puede ayudar mucho en esta no fácil tarea.

Pero, ¿cómo trato con un adolescente problemático? Aquí os damos una serie de consejos:

  1. 1.Lo primero es intentar mejorar la comunicación entre los padres y el hijo. Debemos procurar que la comunicación sea sosegada, sin alterarnos y sin perder los nervios. Es muy probable que el adolescente nos hable a gritos, pero nosotros debemos permanecer siempre por debajo de los gritos manteniendo la calma.
  2. 2.Intentar mejorar la confianza que tienen nuestros hijos en nosotros. Debemos intentar que sean capaces de comunicarnos lo que les preocupa sin que piensen que vamos a juzgarlos o a reñirles por todo. Escucharlos tranquilamente, sopesar lo que nos cuentan y aconsejarles más que imponerles.
  3. 3.No debemos de actuar sobreprotegiéndolos. Sufrimos porque su forma de actuar sabemos que va a tener consecuencias negativas para él en distintos ámbitos y pensamos que nosotros debemos evitar que sufran. Evidentemente, debemos protegerlos ante peligros importantes, pero también hay que dejarlos como comúnmente decimos “que se estrellen” para que luego podamos reflexionar junto a ellos sobre lo que los llevó a ello. Por supuesto siempre sin decirles: “te lo dije”. Deben ser ellos mismos los que tomen conciencia de sus errores.
  4. 4.Ser demasiado autoritarios no va a mejorar la relación con un adolescente rebelde. Sí debemos ser firmes en nuestras normas, que deben ser claras y fijas, no variables según nos pille el día. Sin embargo no todo su comportamiento debe estar encorsetado bajo unas normas demasiado estrictas.
  5. 5.Demostrarle explícita y claramente cuando su comportamiento es el adecuado y está mejorando en algunos aspectos. No se trata de adular y aplaudir un simple “gracias” cuando le pasamos el pan en la mesa, sino que sea consciente de que también hay cosas que está haciendo bien.

Saber cómo tratar con adolescentes problemáticos no es cosa fácil. Requiere de una firme determinación de buscar solución mejorando la comunicación y la confianza con los chicos. Esperamos que estos consejos os sirvan para mejorar la relación con vuestros hijos o hijas adolescentes.

Claves para superar la dependencia emocional a la pareja

Claves para superar la dependencia emocional a la parejaLa dependencia emocional a la pareja es algo natural que se desarrolla como consecuencia del vínculo afectivo que establecemos con esa persona. Sin embargo, cuando la dependencia emocional es alta y disfuncional, en vez de afianzar la relación sentimental se convierte en un obstáculo para la misma. Esta situación puede provocar que te sientas “adicto” a tu pareja, incluso aunque las cosas no marchen bien entre vosotros.

El primer paso, reconocer que hay un problema

Cuando la felicidad de alguien depende de la relación que tiene con su pareja, de alcanzar un objetivo, o de una combinación entre ambas cosas probablemente sea debido a que sufre un problema de dependencia emocional. Nuestra felicidad no puede depender de que la otra persona tenga un buen día o esté pendiente de nosotros para estar felices.

La dependencia emocional no es algo fácil de afrontar, ya que en muchos casos la persona que lo sufre no es consciente de ello. Sin embargo es un desafío de vital importancia que hay que abordar. Superar la dependencia emocional y tomar el control de tu vida requiere de esfuerzo y tiempo pero es algo que se puede conseguir y merece la pena hacerlo.

La primera clave para superar la dependencia emocional a la pareja es identificar y reconocer el problema. Entre otros síntomas cuando en tu relación de pareja sientas una necesidad obsesiva de estar junto a la otra persona, inseguridad sobre el futuro de vuestra relación, sentimiento de inferioridad o de no merecer a tu pareja, miedo a ser abandonado, celos, siempre antepones el deseo de tu pareja a los tuyos propios, necesidad de aprobación constante… posiblemente estés sufriendo un caso de dependencia emocional.

¿Cómo podemos superar la dependencia emocional a la pareja?

Las siguientes estrategias son clave para superar la dependencia emocional a la pareja:

  • Se honesto contigo mismo e identifica la raíz de la dependencia. Ya sea que no te atreves a contrariar a tu pareja, necesitas una atención constante, etc. Identificar los comportamientos que te hacen dependiente de tu pareja es un pilar fundamental para poder superar el problema.
  • Afronta el miedo a estar solo. Busca actividades en las que disfrutes sin la necesidad de estar con tu pareja. Practicar algún deporte en grupo, inscribirte en algún curso, inicia un blog, etc. Seguro que encuentras algo de tu interés que puedas realizar por ti mismo.
  • Refuerza tu autoestima y trabaja en ti mismo. Olvídate un poco del bienestar de tu pareja y céntrate en el tuyo propio. Lucha por perseguir tus metas, conseguir tus objetivos y por tu propio desarrollo personal. Aprende a cuidar de ti mismo.
  • Habla con tu pareja. La comunicación es fundamental en una pareja. Comparte lo que sientes, por lo que estás pasando y el cambio que persigues conseguir.
  • Considera buscar la ayuda de un profesional. Si no encuentras la forma de realizar el cambio por ti mismo un psicólogo puede ayudarte a superar el problema.

Cuando dejamos a un lado el miedo y la ansiedad podemos disfrutar de nuestras relaciones de pareja de una forma más satisfactoria. ¿Crees que tienes dependencia emocional a tu pareja? Esperamos que estos consejos te ayuden a superarlo.

 

La Terapia Gestalt. Principios básicos.

La Terapia GestaltLa terapia Gestalt se incluye dentro de las denominadas terapias humanísticas. Este tipo de psicoterapia cuenta con gran aceptación en el mundo de la psicología ya que en su base conceptual está el transmitir una actitud ante la vida más que ser simplemente un conjunto de técnicas para tratar una enfermedad.

Se trata de una terapia basada en el autoconocimiento como forma de desarrollo personal. Esto es gracias a que en la terapia Gestalt el paciente se posiciona de forma activa en su propia terapia y va adquiriendo el conocimiento de sí mismo guiado por el terapeuta.

La terapia Gestalt tiene se base en diversas teorías psicológicas entre las que se incluyen el Psicoanálisis y la Filosofía Oriental. Consiste en un tratamiento holístico de la persona como un todo en el que el individuo es también parte activa de su entorno. La persona ha de reconocer su situación personal, saber cómo actúa ante esa situación y tomar responsabilidad de sus acciones. El psicólogo actúa como guía para que el paciente vaya adquiriendo su propio conocimiento y tome consciencia de su forma de actuar. De esta forma podrá modificarla y responsabilizarse de esas actuaciones.

Los tres principios básicos de la Terapia Gestalt podrían enunciarse así:

  1. El presente, el aquí y ahora.
  2. Atención y aceptación de la experiencia, “el darse cuenta”.
  3. Y el último principio “la responsabilidad” de nosotros mismos, de lo que sentimos, pensamos y decimos.

Expliquemos un poco más en qué consiste cada principio básico.

  1. El presente, el aquí y el ahora. En la Terapia Gestalt se pone el énfasis en lo que está pasando ahora y en los sentimientos del presente. Esto no significa que no se tengan en cuento tanto los hechos como sentimientos del pasado, sino que los enfocamos desde lo que percibimos y vivimos ahora, en la actualidad.
  2. Atención y aceptación de la experiencia, “el darse cuenta”. Un segundo principio básico es ser conscientes de cómo las emociones y estímulos de nuestro entorno nos afectan y cómo actuamos ante ellos. Es el tomar consciencia de que nuestro entorno nos afecta y de que formamos parte activa de él, recibiendo estímulos y actuando de una determinada manera ante ellos.
  3. La responsabilidad de nosotros mismos, de lo que sentimos, pensamos y decimos. Relacionado con lo que hemos indicado en el segundo principio nosotros somos parte del entorno y responsables de nuestros sentimientos y actuaciones (pensamientos, actos y palabras). Por lo tanto podemos ser capaces de modificar aquellos que nos causan malestar (angustia, desesperanza, depresión,… ). Mediante esta terapia logramos ser capaces de identificar que tenemos un amplio abanico de opciones para ello.

La Terapia Gestalt puede considerarse como una forma o filosofía de vida en la que el autoconocimiento, la honestidad y la responsabilidad forman su base principal.

El chantaje emocional: ¿Cómo detectarlo y combatirlo?

El chantaje emocional Cómo detectarlo y combatirloMuchas son las personas que sufren chantaje emocional y no saben qué hacer ante esta situación. Otras incluso no se dan cuenta de que los están sufriendo. El chantajista emocional existe más de los que nos creemos y hacen que nos sintamos inferiores y al final caigamos en sus redes y hagamos y pensemos lo que él quiere. Este tipo de personas utiliza las debilidades de los demás para llevarlas a su terreno y hacer con ellas lo que quieren. Por eso, hoy vamos a contarte cómo detectar a un chantajista emocional y cómo combatirlo.

¿Cómo detectar a un chantajista emocional?

Cuando nos relacionamos con un manipulador emocional empezamos a dudar de la capacidad de mantener nuestras propias promesas, los niveles de autoestima bajan y empezamos a perder la confianza en nosotros mismos. Nos dejamos convencer con sus tácticas y perdemos nuestra integridad y nuestros sueños. Vamos a analizar sus límites para que sepas cuando estás cayendo en las garras de este tipo de personas:

  • La exigencia: Estas personas no expresan lo que quieren, sino que intentan que la otra persona lo adivine.
  • La resistencia: Cuando no estamos de acuerdo con él, éste se enoja, se entristece, haciéndonos sentir culpable de su pena.
  • La presión: Presiona a la otra persona enfadándose, gritando, llorando, hasta que consigue convencerla de su opinión y ésta termina cediendo.
  • La obediencia: Cuando la otra persona no quiere que éste se sienta mal, acaba obedeciendo sus órdenes, haciendo lo que quiere y acabando en sus garras.
  • La amenaza: El chantajista acaba amenazando cuando ve que la otra persona no cede, hasta que consigue lo que quiere. Haciendo que la persona chantajeada caiga en sus redes por miedo a las consecuencias.

Si todo esto se repite reiteradamente y con tiempos de paz de por medio, estás ante un chantajista emocional. A la primer señal de alarme pide ayuda y no caigas en sus redes, pues te hará perder tu personalidad y te anulará como persona. Luego, será tarde.

mailgooglelinkedin

Blog de psicología

blog

Datos de contacto

Ismael Limones, psicologos Cordoba

Móvil: 649 325 881
Rafael Pérez de Guzmán, 9
Córdoba (España)
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.