¿Es lo mismo ser introvertido que tímido?


Mi hijo acaba la EBAU y ninguna carrera le atrae. Cómo le ayudo

La introversión y la timidez son dos conceptos que en muchas ocasiones se utilizan como sinónimos para describir a personas que les gusta la tranquilidad, estar en ambientes con poca gente o tienen dificultades para relacionarse en actos sociales. Sin embargo, no es lo mismo ser introvertido que ser tímido ya que lo primero es un rasgo de nuestra personalidad y lo segundo, la timidez, hace más referencia a un comportamiento concreto.

Empecemos describiendo lo que significa ser introvertido en contraposición con la extroversión. Tenemos que empezar diciendo que no existe una única forma de ser introvertido, ya que hay distintas personalidades asociadas a la introversión. En general, se puede definir a una persona introvertida como aquella que se “alimenta” y obtiene su energía de su mundo interior, del análisis de la información que obtiene del exterior o de sus experiencias y recuerdos, reflexivos y que está cómodo en soledad con sus pensamientos y sus ideas. En contraposición, una persona extrovertida sería aquella que consigue esa energía de las relaciones externas, son muy sociables y necesitan las relaciones sociales para estar bien.

A su vez la introversión puede responder a distintas personalidades, desde personas muy imaginativas y soñadoras a personas muy reflexivas, que intentan entender el entorno en soledad y “conversando” con sus pensamientos. En general un introvertido prefiere ambientes poco cambiantes, necesitan de tiempo para estar con ellos mismos y prefieren relacionarse con pocas personas.  Pero que una persona sea introvertida y se encuentre cómoda en soledad no significa que tenga problemas para relacionarse con otros, simplemente, está mejor en su casa o en una reunión con un par de amigos en un ambiente tranquilo que en una gran fiesta. Fiesta a la que podrá asistir e interaccionar socialmente sin dificultad, aunque puede no ser lo que más le apetezca.

Por otro lado, está el concepto de la timidez, las personas tímidas tienen miedo a interactuar socialmente por pensar que puedan cometer algún error, decir algo inapropiado y lo que puedan pensar de ellas. Les impone el hecho de interaccionar con personas que no conocen y rechazan aquellas situaciones que les generen esta angustia. Esto no significa que no les apetezca relacionarse, puede que sí quieran, pero es tal el miedo a equivocarse o ser juzgados que deciden no relacionarse socialmente y, cuando lo intentan, pueden llegar a sufrir mucho.

Teniendo esto en cuenta podemos concluir que una persona introvertida no tiene por qué ser tímida. Sin embargo, es bastante habitual que las personas tímidas tengan rasgos de personalidad introvertida.

Mi hijo acaba la EBAU y ninguna carrera le atrae. ¿Cómo le ayudo?

Mi hijo acaba la EBAU y ninguna carrera le atrae. Cómo le ayudoNo es infrecuente que los chicos y chicas que se presentan a la prueba de acceso a la universidad, la selectividad (actualmente denominada PEvAU o EBAU según la comunidad autónoma), no tengan claro qué carrera elegir para continuar con su formación académica. Normalmente dudan entre algunas opciones de grados universitarios, algunas veces con opciones muy contrapuestas, como enfermería o económicas, por citar un ejemplo real. En estos casos puede ser la nota de corte o de acceso al grado la que despeje las dudas; sin embargo, algo más complicado de solventar es cuando el alumno o alumna no muestra interés por ninguna carrera. Como padres y madres, queremos ayudar a nuestros hijos y orientarlos de la mejor manera para su futuro profesional y para su bienestar, sin embargo, no siempre es fácil saber cómo actuar en estos casos.

Una primera recomendación para encontrar solución y opciones para esta situación es que procuremos no llegar a tiempo límite, es decir, este planteamiento debemos preverlo, en la medida de lo posible, antes de que hayan realizado la EBAU, pues una vez obtenidas las notas los plazos son ajustados y quizá no contemos con tiempo suficiente para valorar bien las opciones que se presentan. Para poder ayudar a nuestro hijo debemos ir hablando con él desde cuarto de ESO y primero de bachillerato para poder identificar sus preferencias, sus gustos, lo que querría hacer profesionalmente, que nos vaya presentando sus opciones para que podamos ayudarles a encontrar la carrera adecuada para él. Las salidas profesionales de muchas carreras no son conocidas y en este punto es quizá donde podemos poner el foco.

Si vemos que no le atrae nada también debemos preguntarnos a qué se debe esa falta de interés. ¿Es falta de ganas? ¿Es apatía general? ¿Muestra esa actitud también en otros aspectos? Y ojo, no es lo mismo no tener nada claro lo que realizar porque me gustan muchas cosas, que no mostrar interés por nada. Esa apatía puede estar encubriendo un malestar interior debido a otros motivos, por ejemplo, no verse capaz de llevar a cabo ninguna carrera, o simplemente otras inseguridades, falta de autoestima o desgana que no tienen directamente relación con el aspecto académico pero que se reflejan en este. Acudir a un psicólogo para identificar estos casos puede ser definitivo para desatascar la situación.

¿Y si sí sabe lo que le gustaría hacer, pero no se atreve a proponerlo? En algunos casos de hijos e hijas muy responsables en los que hemos depositado ciertas expectativas de estudios no se atreven a decir abiertamente a sus padres lo que quieren estudiar por miedo a no cumplir con estas expectativas y defraudar a sus padres.

¿Tiene que estudiar una carrera universitaria? ¿Y si no, qué hace?

La EBAU es una prueba de acceso a la universidad que siempre recomendaremos realizar justo tras acabar 2º de bachillerato, pero que no sólo sirve para acceder a una carrera universitaria, también puede dar puntos para determinadas oposiciones. Aunque en estos casos, si no tiene interés por ninguna carrera más difícil sería que muestre interés por alguna oposición. También pueden realizar ciclos formativos de grado superior, a los que se accede tras realizar bachillerato. Puede ser una buena opción para identificar si algo le atrae.

Nuestra principal recomendación sería identificar de dónde proviene la falta de interés y una vez identificado esto, será más fácil proponerle opciones.

Dudas en el amor: ¿Le quiero? ¿Me quiere?

Dudas en el amor Le quiero Me quiereLas dudas en el amor son más frecuentes de lo que pensamos. Pero esto no quiere decir que esas dudas sean el punto y final a esa relación, ni tampoco quiere decir que teniendo dudas estás dejando de querer a esa persona con la que compartes tu vida. Y si las dudas las tiene tu pareja, tampoco quiere decir que no te quiera. El problema está en las expectativas que nos creamos pensando en el amor y esa es la raíz de todos los problemas dentro de una pareja ¡Vamos a empezar por el principio!

 

Las falsas expectativas en el amor

 

Si nos hacemos a la idea de que una relación de pareja debe ser como toda película romántica donde viven felices y comen perdices ¡Error! Una relación de pareja no es ese amor romántico, ni ese amor empalagoso que vemos en películas de Hollywood ni es todo un camino de rosas y violetas ¡Para nada! Si pensamos que nuestra relación va a ser todo color de rosa, en el momento en que surjan dudas o algún problema, nos creeremos que la relación está acabada. Y daremos por terminado algo que quizás hubiera podido solucionarse y seguir adelante.

 

Las personas cambian y como consecuencia pueden surgir dudas

 

Las personas cambian, evolucionan, se proponen metas nuevas. Y estos cambios pueden afectar a las dudas de si aquello que era seguro, ahora no lo es tanto. Es normal, podemos sentirnos así en algún momento de nuestra vida. No obstante, las dudas en el amor  no significan que se  haya dejado de amar al otro, sino simplemente que está cuestionándose el tipo de relación que lleva. La buena noticia es que cuando existe comunicación es posible encontrar una salida. Quizás tan solo necesitáis pasar más tiempo juntos para reencontrar esos intereses comunes que habéis perdido.

 

Lo mejor cuando surgen dudas en el amor es intentar plantearse el por qué y que haya comunicación entre ambos para poder solucionar las cosas en caso de que tenga solución.

 

Los 5 rasgos que determinan tu personalidad

Los 5 rasgos que determinan tu personalidadCuando queremos presentarnos ante una persona nueva, solemos destacar nuestra personalidad, o lo que es lo mismo, los rasgos que la determinan. Pero ¿sabías que existen 5 rasgos de nuestra personalidad?  Te lo contamos.

 

¿Qué son los rasgos de la personalidad?

 

Estos rasgos son aquellas características que nos permiten crear una descripción de nosotros mismos o de otra persona. Lo que nos distingue uno de los otros y que provocan que la persona sea de una manera o de otra según el rasgo que más lo defina. Cada persona puede tener un grado determinado de un rasgo: alto, medio, bajo, mucho o poco.

 

¿Cuáles son los 5 rasgos de la personalidad?

Existe una especie de acuerdo entre los expertos que afirman que la personalidad de las personas puede catalogarse en 5 grandes rasgos. Estos son:

 

  1. Apertura a la experiencia: Es el que hace que la persona se atreva a vivir nuevas experiencias personales y concibe de manera creativa su futuro.
  2. Responsabilidad: Este rasgo hace referencia a cómo de centrada está la persona a la hora de conseguir sus objetivos. Las personas que tienen alta puntuación de responsabilidad son personas organizadas, con capacidad de concentración y que terminan sus tareas. Los que tienen baja puntuación son personas informales y poco rigurosas.
  3. Extraversión: Es la capacidad de las personas a mostrar abierto con los demás. A las personas muy extrovertidas les gusta estar con gente y atraer la atención de los demás. Los introvertidos por su parte son personas muy reservadas.
  4. Amabilidad: La capacidad que tiene una persona de respetar, tolerar y estar tranquila ante los demás.
  5. Estabilidad emocional: Define a las personas que afrontan los problemas y las situaciones complicadas de la vida.

 

Estos 5 rasgos de la personalidad se utilizan mucho en la pedagogía, el desarrollo personal y el coaching. Resulta muy útil para formar equipos de trabajo combinando varios tipos de personalidad afines para optimizar los resultados.

 

Las consecuencias del coronavirus en la salud mental

las consecuencias del coronavirus en la salud mentalEl coronavirus ha traído a nuestras vidas un cambio radical de nuestras rutinas, nuestras relaciones sociales, nuestro trabajo. Algunas personas incluso se han quedado sin trabajo y ahora están pasando una mala época. Es por eso, que el coronavirus está afectando además a la salud mental de las personas ¿Y cómo? Pues te lo contamos.

 

¿Cómo está afectando el coronavirus en la salud mental de las personas?

 

Hay muchos factores que nos hacen estar afectados psicológicamente por el confinamiento y las restricciones del coronavirus: el miedo, el encierro en casa, la incertidumbre. Y todo esto afecta a nuestra salud mental:

 

  • Nerviosismo. Ansiedad: Palpitaciones, sudoración excesiva, dificultad para respirar, opresión en el pecho, angustia, preocupaciones, sensación de que algo malo va a suceder y no lo puedes controlar.
  • Pensamientos intrusivos: Por lo general son pensamientos negativos.
  • Miedo a enfermar, contagiarnos, contraer la enfermedad y morir.
  • Depresión: Llanto frecuente, tristeza, labilidad emocional, sensibilidad, alteraciones en la alimentación y en el sueño.

 

Todos estos problemas mentales pueden aparecer en esta época que estamos viviendo. Y es normal, la situación no es fácil y estamos todos ya muy cansados de sobrellevarla como podemos.

 

¿Cómo podemos intentar que el coronavirus no nos afecte a nuestra salud mental?

 

La situación va para largo y debemos hacernos a la idea de que vamos a estar así una larga temporada, por eso, lo mejor es intentar que no nos afecte mentalmente ¿Cómo?

 

  • Expresar lo que sentimos y si nos hace falta acudir a una profesional que nos ayude.
  • Cuidar nuestras emociones. No existen emociones buenas o malas, cada una cumple un rol y son necesarias. Lo que varía son la intensidad de las emociones y eso podría dañar nuestra salud física y emocional, así como nuestra interacción con los demás.
  • Tener nuestros propios espacios y momentos a solas con nosotros mismos.
  • Si estamos cansados, irritados o frustrados es mejor darnos una pausa saludable.

 

La situación es difícil, pero recuerda que un mal estado de ánimo puede afectarnos aún más con esta enfermedad ¡Cuídate!

 

boton sesion

maillinkedin

Blog de psicología

blog

Datos de contacto

Ismael Limones, psicologos Cordoba

Móvil: 649 325 881
Rafael Pérez de Guzmán, 9
Córdoba (España)
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.