Cómo afrontar la famosa "cuesta de enero".

Cómo afrontar la famosa cuesta de eneroAfrontar y superar la llamada cuesta de enero es una de las situaciones habituales en las que atendemos y asesoramos a nuestros pacientes en nuestra consulta de Ismael Limones Silva.

La realidad económica de algunas personas obliga a determinados esfuerzos durante los periodos de Navidad y ello conlleva con posterioridad una serie de complicaciones en el poder adquisitivo de los mismos, que se resiente en ocasiones de forma importante y que se transfiere a su estabilidad emocional por el estrés que ello genera.

La cuesta de enero y sus repercusiones personales: aprender a afrontarla y superarla.

¿Sabemos a qué nos referimos exactamente cuando hablamos de "cuesta de enero"?. Este término responde a los estragos que se sufren a nivel económico tras determinados excesos o esfuerzos económicos que suelen hacerse en Navidad y que estarían por encima de nuestro presupuesto mensual habitual acorde con nuestros gastos e ingresos.

Al ser inmediatamente después de las fiestas navideñas, coincide con el mes de enero, de ahí que la metáfora de la cuesta simbolice el esfuerzo de subir la pendiente como forma de expresar lo difícil de afrontar el primer mes del año con pagos pendientes.

Esta circunstancia no sólo afecta al ámbito económico, sino que genera una situación emocional que se traduce en

  • Ansiedad.
  • Estrés.
  • Insomnio.
  • Preocupación...

Y puede tener sus consecuencias incluso en la salud física con

  • Falta de apetito.
  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos intestinales.
  • Dolores de cabeza.
  • Contracturas musculares...

Pero, ¿Cómo podemos afrontar esa cuesta de enero que nada positivo aporta en nuestras vidas?

  1. La previsión es determinante. No es nuevo que en Navidad los gastos son mayores, en ocasiones para alentar la ilusión y dar respuesta a los sueños de los más pequeños. Como ya sabemos que es una realidad tal vez nuestra economía sea de las que requieren ir haciendo una política de ahorro durante los meses anteriores a estas fiestas para tener un pequeño colchón con el que responder.
  2. Ser prácticos y realistas: debemos ser conscientes de nuestras limitaciones y hacer regalos o tener pequeños excesos o caprichos que no excedan demasiado a nuestra realidad. Es posible hacer regalos de muchos tipos y dedicar tiempo a la familia sin hacer actividades que supongan un importante gasto añadido.
  3. No más gastos a inicio de año: aunque es verdad que llegado el año nuevo tenemos muchos buenos propósitos muchos de ellos relacionados con la salud y la mejora de nuestro aspecto y estado físico, si estamos afrontando una cuesta de enero no debemos apuntarnos a gimnasios, tratamientos estéticos, y similares hasta que no nos hayamos repuesto un poco de los gastos de más.
  4. Probablemente no necesitamos participar de las rebajas: que también aparecen en enero como un reclamo a nuestras inversiones y que realmente, si lo analizamos, en la inmensa mayoría de los casos nos invitan a comprar cosas que bien pensado no son ni básicas, ni vitales ni necesarias.
  5. La angustia, preocupación, etc no nos ayudarán a abonar los gastos extras, por ello es importante no perder la calma que podría reportarnos inútilmente daños físicos y emocionales, sino buscar alternativas para minimizar los gastos, como por ejemplo no comprar alimentos no básicos, comer en casa y no en la calle, disfrutar de actividades al aire libre (senderismo, excursiones al monte, al bosque, por rincones con encanto de la ciudad...)

En nuestra consulta de psicología Ismael Limones Silva ayudamos a quienes nos lo solicitan a afrontar la temida cuesta de enero precisamente sin ello, sin temor per si con previsión, planificación, realismo y serenidad.

Cinco consejos para pasar esta Navidad con niños en casa.

5 consejos para pasar esta navidad con niños en casaDepende de ti que pasar esta Navidad con niños en casa sea un tiempo inolvidable tanto para ellos como para ti, pues etas fechas entrañables pueden servir para vivir momentos que el ritmo diario de vida no nos permite disfrutar de forma habitual.

En nuestra Consulta de Psicología Ismael Limones Silva estamos en contacto con muchas familias, algunas de las cuales nos plantean los periodos vacacionales con sus hijos como un auténtico reto por el que se ven absolutamente perdidos sintiendo que no van a saber estar a la altura para compaginar los días de descanso escolar con el reto de vivir en familia y atender igualmente a los compromisos laborales.

A continuación detallamos en cinco sencillos consejos algunas pautas de gran utilidad que nos van a ayudar a pasar estos días en armonía y diversión para todos, pequeños y mayores.

Disfrutar al máximo la Navidad con niños en casa es, además de posible...una suerte.

Sin duda tener niños en casa durante las fiestas navideñas es motivo de ilusión y de alegría. Ellos nos ayudan a segur manteniendo viva la celebración de esta fiesta, que según cada familia estará más o menos ligada a la tradición religiosa de la misma.

De una forma u otra, los niños viven estos días con entusiasmo, pues todo es diferente y se sale de la monotonía habitual, no sólo por la interrupción del calendario escolar, sino por el ambiente de la calle, las luces, los adornos dentro y fuera de casa, la visita a familiares, los momentos de encuentros sociales, los regalos, etc.

Pero para conjugar estas fiestas y sus peculiaridades con los ritmos y las necesidades de los más pequeños debemos tener algunos aspectos en cuenta que nos servirán para que estos días sean realmente de disfrute y no se vuelvan "contra nosotros".

1.-  Los niños van a pasar muchas horas en casa, con sus padres y familiares, y aunque no asistan a clase muchos de los progenitores mantienen sus horarios y la asistencia a sus compromisos laborales. Para poder dedicarles tiempo a pesar de ello debemos intentar realizar actividades con ellos, adaptadas a sus edades y sus gustos. Las pequeñas manualidades de motivos navideños, las visitas a espectáculos de cine o teatro infantiles, cocinar recetas fáciles y divertidas, jugar con ellos en definitiva.

2.- En estas fechas se suceden cenas y fiestas algunas de ellas en horarios en los que de forma habitual los niños ya están durmiendo. Es por ello que, dependiendo de la edad de cada uno podremos ser más permisivos con los hábitos de sueño habituales, e incluso personarnos con ellos en ambientes de aglomeraciones y estruendo. Debemos evitar que sea de forma exagerada y reiterada a lo largo de los días, pues hay que preservar sus costumbres conscientes de que en breve deberán volver a sus rutinas diarias.

3.- Cuidado con el fenómeno regalos. En ocasiones cometemos el error de querer sorprenderlos y hacerlos tremendamente felices sucumbiendo a la compra desmesurada de regalos en cantidad y en precio. Además debemos sumar los que proceden de abuelos y otros familiares que también pretenden con ello contribuir a su ilusión. Es necesario llegar a consenso con la familia, para limitar los regalos, buscar que sean acordes con su edad, lo más educativos y didácticos posibles y que no potencien el sedentarismo.

4.- La alimentación también suele sufrir un cambio drástico en nuestros hábitos, pues son días de excesos, alimentos poco saludables, abuso del azúcar, comidas copiosas y muy seguidas. Cuidado con la permisividad en este aspecto con los niños. Es comprensible el consumo de algunos caprichos sobre todo dulces, pero hemos de dosificarlos y compensarlos con la ingesta de la dieta saludable habitual acorde a su edad que compense esas licencias.

5.- Aprovechar las salidas al exterior es también una opción muy recomendable. Si el tiempo así lo permite es bueno compartir momentos en la naturaleza, por zonas populares de la ciudad o incluso por otras ciudades desconocidas para ellos. Pequeñas excursiones acordes con sus edades y posibilidades, aprovechando horas de sol a pesar de frío, y realizando así ejercicio y evitar el sedentarismo.

En definitiva, en nuestra consulta de psicología de Ismael Limones Silva tenemos claro que regalar tiempo, dedicación y cariño es lo mejor que se lo puede ofrecer a un hijo y disfrutar así de la mejor Navidad con niños en casa.

¿Qué tan efectiva es la terapia Gestalt?

Qué tan efectiva es la Terapia GestaltExiste una corriente conocida como Terapia Gestalt utilizada como fórmula para tratar nuestros problemas o situaciones personales y emocionales.

Como expertos en Psicología, desde nuestra Consulta de Ismael Limones, intentaremos dar algo de luz acerca de esta terapia que surgió en los años 40 del ya siglo pasado.

Desgranando la Terapia Gestalt y sus múltiples aplicaciones.

A mediados del siglo XX, nace la Terapia Gestalt de manos de dos médicos psicoanalistas y neuropsiquiatras, Fritz Perls y su esposa Laura Posner.

Englobada dentro de la conocida como Psicología Humanista, centra su atención no expresamente en aquello que nos ocurre sino más en la forma en que lo asumimos y lo enfrentamos, considerando ese como el gran problema.

Lo subjetivo es fundamental relegando lo objetivo de nuestras situaciones, problemas o dificultades y dividiendo sus fundamentos en tres planos de actuación, conocidos como:

  • Aquí y ahora: o lo que es lo mismo, sólo importa el presente, lo que se vive en el momento actual, y trabajando sobre ello podremos afrontar el futuro e interpretar debidamente el pasado.
  • Tomar conciencia: es decir, ser conscientes y conocedores de qué nos ocurre, cómo somos, para ser más capaces de modificar nuestros enfoques y forma de ver la vida.
  •  Responsabilidad: consecuentes con nuestros actos, reconociendo errores y aceptando la responsabilidad y consecuencias de los mismos, pues con ello el ser humano gana libertad y da significado a su vida.

En resumen, la persona debe escuchar su interior, saber cuales son sus necesidades, qué situaciones y/o emociones le perturban sin negar su realidad ni buscar ser quien no es. Lo importante es superar determinadas situaciones del pasado que impiden estar en equilibrio y bienestar en el presente.

Con su aplicación se tratan problemas como la ansiedad, el estrés, la depresión, problemas de relación social, autoestima...pero además, implica una importante intervención en la mejora de la parte física que conllevan estas situaciones, tales como patologías del sueño, intestinales, musculares, cefaleas...

Desde nuestra Consulta de Psicología Ismael Limones trabajamos con nuestros pacientes mediante la Terapia Gestalt estando cercanos a ellos en todo el proceso, ayudándolos a reencontrarse con su presente y sacar lo mejor de si mismo, superando así sus miedos, bloqueos y dificultades.

La otra cara del Covid: Los efectos psicológicos

la otra cara del covid los efectos psicologicosLa pandemia del SARS-Cov2, el virus responsable de la Covid-19, ha causado, y aún sigue causando, un importante número de fallecidos diarios. A esto hay que sumar, además, la gran cantidad de personas que sufren secuelas físicas a medio y largo plazo por el hecho de haber pasado la enfermedad.

Pero esta pandemia y todos los cambios y situaciones de estrés que hemos sufrido (confinamientos, limitaciones sociales, distanciamiento interpersonal, pérdida de seres queridos, el uso de mascarilla, etc.) lleva además aparejado consecuencias psicológicas para una parte muy importante de la población. Y aquí se incluyen tanto aquellos que han padecido directamente la Covid19 como aquellos que no se han infectado.

El estrés sufrido en los primeros momentos, la falta de conocimiento del virus y de su tratamiento, así como la incapacidad de atender a tantos infectados hizo que se creara una situación de enorme temor y miedo, que, en muchos casos, ha causado un importante impacto psicológico. Los elevados números de ingresados en las UCIs y de fallecidos diarios, la facilidad con que el virus sesgó vidas en las residencias de ancianos, el miedo al contagio o, aún peor, contagiar a nuestros mayores; todas ellas situaciones muy estresantes que han sido la causa de cuadros de ansiedad.

Centrándonos algo más en las personas afectadas por la Covid, el impacto emocional sobre ellos ha sido en general enorme. El miedo ante cómo se podría desarrollar la enfermedad en ellos, la posibilidad de tener que ser ingresado, o trasladado a la UCI con la angustia de que será de ellos si tienen que ser sedados y entubados...; la preocupación por pensar que hubieran podido infectar a algún familiar vulnerable o incluso culpabilidad por haber generado un brote; vergüenza, también, por haberse infectado. Toda esta presión emocional puede alterar gravemente el estado psicológico de la persona durante mucho tiempo, pudiendo requerir de tratamiento psicológico para restablecer su equilibrio.

Dos casos claramente establecidos como posibles desencadenantes de trastornos mentales son, por un lado, el descrito en pacientes que han tenido que permanecer totalmente aislados en un hospital sin contacto con los familiares durante periodos prolongados; sus interacciones humanas era sólo con los sanitarios que los atendían pero a través de trajes protectores en los que ni podían identificar a la persona que los cuidaba. También se han descrito trastornos psicológicos en aquellas personas que sufren secuelas físicas a largo plazo como consecuencia de la enfermedad y que les incapacitan para poder desarrollar sus trabajos y muchas actividades cotidianas. La falta de conocimiento de las causas de esa sintomatología y de sus posibles tratamientos, sumado a la falta de reconocimiento oficial de que su situación se debe a haber pasado la Covid19, afectan su salud mental. Se están dando cuadros de depresión y ansiedad en las personas afectadas y que requieren de tratamiento psicológico.

¿Es lo mismo ser introvertido que tímido?


Mi hijo acaba la EBAU y ninguna carrera le atrae. Cómo le ayudo

La introversión y la timidez son dos conceptos que en muchas ocasiones se utilizan como sinónimos para describir a personas que les gusta la tranquilidad, estar en ambientes con poca gente o tienen dificultades para relacionarse en actos sociales. Sin embargo, no es lo mismo ser introvertido que ser tímido ya que lo primero es un rasgo de nuestra personalidad y lo segundo, la timidez, hace más referencia a un comportamiento concreto.

Empecemos describiendo lo que significa ser introvertido en contraposición con la extroversión. Tenemos que empezar diciendo que no existe una única forma de ser introvertido, ya que hay distintas personalidades asociadas a la introversión. En general, se puede definir a una persona introvertida como aquella que se “alimenta” y obtiene su energía de su mundo interior, del análisis de la información que obtiene del exterior o de sus experiencias y recuerdos, reflexivos y que está cómodo en soledad con sus pensamientos y sus ideas. En contraposición, una persona extrovertida sería aquella que consigue esa energía de las relaciones externas, son muy sociables y necesitan las relaciones sociales para estar bien.

A su vez la introversión puede responder a distintas personalidades, desde personas muy imaginativas y soñadoras a personas muy reflexivas, que intentan entender el entorno en soledad y “conversando” con sus pensamientos. En general un introvertido prefiere ambientes poco cambiantes, necesitan de tiempo para estar con ellos mismos y prefieren relacionarse con pocas personas.  Pero que una persona sea introvertida y se encuentre cómoda en soledad no significa que tenga problemas para relacionarse con otros, simplemente, está mejor en su casa o en una reunión con un par de amigos en un ambiente tranquilo que en una gran fiesta. Fiesta a la que podrá asistir e interaccionar socialmente sin dificultad, aunque puede no ser lo que más le apetezca.

Por otro lado, está el concepto de la timidez, las personas tímidas tienen miedo a interactuar socialmente por pensar que puedan cometer algún error, decir algo inapropiado y lo que puedan pensar de ellas. Les impone el hecho de interaccionar con personas que no conocen y rechazan aquellas situaciones que les generen esta angustia. Esto no significa que no les apetezca relacionarse, puede que sí quieran, pero es tal el miedo a equivocarse o ser juzgados que deciden no relacionarse socialmente y, cuando lo intentan, pueden llegar a sufrir mucho.

Teniendo esto en cuenta podemos concluir que una persona introvertida no tiene por qué ser tímida. Sin embargo, es bastante habitual que las personas tímidas tengan rasgos de personalidad introvertida.

boton sesion

maillinkedin

Blog de psicología

blog

Datos de contacto

Ismael Limones, psicologos Cordoba

Móvil: 649 325 881
Rafael Pérez de Guzmán, 9
Córdoba (España)
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.