El uso del móvil es negativo para el sueño

apertura movil cama nocheVas a dormir y justo antes de cerrar los ojos, ya con la luz apagada incluso, compruebas el móvil: redes sociales, el correo, hablas con los amigos antes de dormir… ¿A quién no le sucede esto? Pues seguramente no lo sepas pero el uso del móvil es negativo para el sueño, entre otros factores, por la luz azul que desprenden los dispositivos y hace que nuestro cerebro se reactive.

La luminiscencia de la pantalla de tu móvil o tablet llega a engañar a tu cuerpo y altera la secreción de melatonina, que es conocida como la hormona del sueño y es necesaria para conciliar mejor el sueño.

Además de engañar a nuestro cuerpo, las luces de los móviles y tablets y la actividad que realizamos con estos, hacen que nuestro reloj circadiano se retrase, además de disminuir nuestro sueño REM e hiperexcitar el cerebro. Es aconsejable no usarlos antes de dormir para evitar problemas como el insomnio.

Consejos para dormir mejor

  1. Olvídate de tu móvil. Al menos dos horas antes de ir a dormir es aconsejable no ‘conectarse’ a móviles, tablets, u ordenadores para que nuestro cerebro y cuerpo, en general, se relaje de continuos excitantes que alteran nuestro descanso.
  2. Relájate. Intenta realizar unos pequeños ejercicios de relajación para descansar y estirar músculos y facilitar así el descanso.
  3. Cena ligero y pronto. Otra recomendación habitual es que las cenas se realicen de forma ligera y a un horario temprano, para evitar digestiones pesadas que produzcan dificultades a la hora de dormir.
  4. Respiración. Realizar ejercicios de respiración para relajarla antes de dormir facilitará el inicio del sueño.
  5. Ejercicio. Para que nuestro cuerpo se relaje y esté cansado para facilitar el descanso es idóneo poder realizar ejercicio.

Estos inocentes gestos de comprobar el móvil antes de dormir está provocando un grave problema de insomnio y alteración del descanso en la actualidad, sobre todo en los adolescentes.

La capacidad de escuchar

capacidad de escucharCuando hablamos de capacidad de escuchar también se suele definir como escucha activa ¿y qué significa? La escucha activa es una forma de comunicación en la que el oyente realmente está presente y es consciente de la interlocución con el hablante, comprendiendo lo que éste le cuenta para poder posteriormente ofrecerle una respuesta adecuada.

En otras palabras, la escucha activa es la habilidad de escuchar de forma eficiente a la persona no solo lo que está expresando directamente, sino también sus sentimientos al hacerlo para poder ofrecerle una respuesta asertiva. Para ello existen técnicas muy positivas para llevarlo a cabo, así como distintos niveles de escucha.

Características de la escucha activa

  1. Presta atención. Pon atención en la conversación, es importante que la persona que te habla se sienta escuchada.
  2. Parafrasea o resume. Si hay algo que te ha llamado la atención de la charla o quieres recalcar: parafrasea o resume. Eso hará comprender al interlocutor que has estado pendiente de él.
  3. Asertividad. Si tienes una opinión diferente, no hace falta que minusvalores la de tu interlocutor, simplemente ofrece tu versión de forma asertiva.
  4. Empatía. Comprende sus sentimientos, sus circunstancias… Será más fácil comprender lo que te cuenta alguien si comprendes el contexto y te pones en su lugar.
  5. No juzgues. Una de las claves de la escucha activa es no juzgar a la persona que te habla y lo que te cuente. Limítate a comprender lo que te está explicando desde sus propias circunstancias (empatiza) pero no lo juzgues porque tú hubieses actuado de una forma diferente.
  6. No cuentes tu historia. A no ser que la persona con la que hablas te lo solicite, no intentes hablar contando tu propia historia, es una forma de minusvalorar la historia que te acaban de contar.
  7. No soluciones problemas. Si no sabes realmente una solución eficaz no ofrezcas las soluciones que se te crucen por la mente ya que eso hará que el hablante se sienta minusvalorado pensando que sus problemas son menores.

La timidez

La timidez es un estado de ánimo que puede afectar a las relaciones personales de quienes la padecen. No es una enfermedad tal y como recoge su definición, sino una conducta en la que ciertas situaciones dan 'apuro' de afrontar.

timidezLógicamente, la timidez acarrea más inconvenientes que ventajas ya que puede coartar mucho el día a día de una persona. ¿Cuáles son las consecuencias más comunes de la timidez?

Consecuencias de la timidez

  1. Intolerancia a las críticas. Las personas tímidas suelen ser más susceptibles a éstas.
  2. Necesidad de aprobación. Para estar bien y no sufrir de más timidez, aún, buscan siempre la aprobación de todos para sentirse a gusto.
  3. Baja autoestima. Aunque no siempre es así, en ocasiones la timidez hace sentir a la persona que nadie le escucha lo que le provoca baja autoestima.
  4. Soledad. Si se deja llevar por la timidez, la persona puede rechazar relacionarse con otras y llevarlo a la soledad; aunque no la desee.

Ser tímido puede traerte muchas más consecuencias, negativas que positivas, pero también es importante saber de dónde proviene y tratar la situación, hechos o sentimientos que te han llevado a la misma. La ayuda profesional te será muy útil y contar con la ayuda especializada de un psicólogo hará que afrontes las situaciones que puedan provocarte esta timidez de la mejor forma posible.

¿Cómo afrontar la timidez?

  1. Enumera las situaciones que te provocan ansiedad. Seguramente tengas reconocidas las situaciones que más angustia te producen. Ordénalas en una lista, de menor a mayor. Esto de facilitará poder afrontarlas mejor.
  2. Divídelas y enfréntate a éstas poco a poco. Al dividirlas podrás enfrentarlas poco a poco de mejor manera. No es lo mismo afrontar un discurso completo que por partes.
  3. Si te paraliza, respira y afróntalo. Hay veces que es incontrolable sentirse paralizado, cuando te suceda, párate, respira y recuerda otras situaciones que te han hecho sentir así y que has afrontado de forma positiva. Así podrás afrontar aquellas situaciones que te paralicen sin razón.

Hipocondría: cuando un síntoma se convierte en obsesión

hipocondriaLa hipocondría es una enfermedad en la que cada paciente cree de forma infundada que padece alguna enfermedad, ya sea leve o grave, pero con la intensidad de sentir incluso los síntomas aunque no sean reales. Cuando una persona sufre de hipocondría se obsesiona con los síntomas de su cuerpo y si, por casualidad, detecta un síntoma que puede coincidir con el de una enfermedad grave llega a tal punto la obsesión que puede convertirse en un serio problema.

Las personas que sufren hipocondría suelen acudir frecuentemente a sus médicos de cabecera para poder confirmar si sus síntomas se adecuan a los de la enfermedad que creen tener. Muchos hipocondríacos son víctimas de su obsesión hasta tal punto que acaban contrayendo enfermedades anímicas.

Los hipocondríacos suelen tener un discurso muy pesado centrado en los síntomas que creen tener y la angustia, temor y desesperación que estos les provocan. Hay que comprender que no lo hacen queriendo, es decir, su enfermedad les provoca este tipo de discurso y obsesión; por ello, deben ser tratados con total normalidad y remitirlos a profesionales.

Las personas hipocondríacas centran toda su atención en los pequeños cambios de su cuerpo, ya sean molestias, picores, cambios en la piel, sudoración, fiebre, dolores... Cualquier síntoma llega a convertirse en una obsesión continua con la que lidiar.

Grados de hipocondría

  1. Leve. Son aquellos que sienten alivio a la hora de visitar a un médico que le confirma que no padece ninguna de las enfermedades que ha imaginado que tenía.
  2. Grave. Son los más preocupantes ya que su obsesión hace que su salud física y mental se vean afectadas, llegando a perjudicar también su vida social.
  3. Verdadera. Es la que poseemos casi todos los humanos al preocuparnos por un presunto mal de salud.
  4. Pasajera. La hipocondría pasajera es aquella que siente cualquier persona al leer un tema de sanidad pero que posteriormente se le pasa.
  5. Falsa. Es la que hace que tapemos otros miedos más fuertes bajo la percepción de posible enfermedad.

¿Funcionan los libros de autoayuda?

libros autoayudaUna de las preguntas habituales cuando miramos en las estanterías de librerías los libros de autoayuda es ¿realmente funcionan? Existen diferentes posiciones al respecto, pero hay que conocer que aunque sirvan de ayuda nunca pueden sustituir a la labor de un profesional.

Los libros de autoayuda son herramientas muy útiles para el crecimiento personal ya que nos ofrecen casos prácticos en los que podemos sentirnos reflejados y poder actuar en consecuencia; aunque no pueden resolver todos nuestros problemas.

Estos libros son muy prácticos como material de apoyo ya que cuando lees puedes motivarte e inspirarte para realizar un cambio y reflexionar respecto a muchos aspectos a nivel conductual o cognitivo que debes trabajar con un profesional. Este tipo de material suele ser utilizado, también, por los propios expertos como material de apoyo a sus terapias; para recalcar los mensajes tratados por ejemplo.

Según los expertos existen temas en los que parece que estos libros poseen menos efectividad como aquellos que dan consejos para superar una ruptura o dejar de fumar, entre otros. Pero existen otros muchos, ahora en tendencia, como suele ser mejorar la relación consigo mismo, la superación personal o motivación que hacen que los lectores ganen confianza y seguridad; así como que aprendan técnicas para manejar su ansiedad o superar una adversidad.

El éxito de los libros de autoayuda entre el público en general recala en varios factores:

  1. Disponibilidad para todos los públicos.
  2. Lenguaje sencillo y directo.
  3. Asequibles económicamente.
  4. Fácil acceso.
  5. Buenas críticas.

Cabe destacar que estos libros pueden ser una útil ayuda pero que nunca pueden sustituir a la ayuda profesional de un terapeuta especializado que podrá estudiar nuestro caso y ayudarnos a superar los problemas.

maillinkedin

Blog de psicología

blog

Datos de contacto

Ismael Limones, psicologos Cordoba

Móvil: 649 325 881
Rafael Pérez de Guzmán, 9
Córdoba (España)
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.