¿Por qué fracasan las relaciones de pareja?

parejasHoy en día es muy común que las relaciones de pareja sean poco duraderas, pero no entendemos por qué. No es raro conocer que un amigo o familiar haya roto recientemente con su pareja, sin embargo lo más sorprendente es que ya no nos llama la atención. Parece que estamos acostumbrados a que toda relación de pareja acabe tarde o temprano. Por el contrario, todo ocurre por algo y aquí vamos a explicarte por qué fracasan las parejas y de qué manera podemos evitarlo gracias a un psicologo de parejas.

Cuando conocemos a alguien y nos enamoramos, todo es maravilloso y creemos que eso tan increíble que nos está sucediendo es para siempre. Nos sentimos tan felices y agraciados que ni siquiera vemos defectos en la otra persona. Todo lo que hace o dice nuestra pareja parece alcanzar la perfección. Sin embargo, esto no es del todo real, puesto que a pesar de que queremos a nuestra familia y amigos siempre hay algo que no nos gusta de ellos. ¿Por qué esa persona a la que apenas conocemos va a ser perfecta? ¿No tiene ningún defecto? Pues bien, no somos capaces de ver sus defectos porque estamos viviendo la primera fase en pareja, la del enamoramiento. Sin embargo después de dos o tres años esto cambiará y comenzaremos a ver cómo es la otra persona en realidad.

¿Qué ocurre después del enamoramiento? Es muy sencillo, aquí es cuando vamos a comprobar si nuestro amor es real o no. Ahora tenemos que enfrentarnos a la verdad: cómo somos en realidad. Por eso fracasamos, porque ahora descubrimos muchas cosas de la otra persona que antes no sabíamos. Pensábamos que todo sería tan perfecto como al principio y eso es imposible. Ahora la relación dejará de ser apasionada y tan intensa. Muchas relaciones fracasan en este momento porque no saben ponerse en el lugar del otro, la comunicación acaba perdiéndose cuando comienzan los problemas y lo que antes les parecía divertido, ahora les aburre. Todo esto sin olvidar que la pasión no es la de antes, ya que todo se hace monótono.

A pesar de todo lo mencionado anteriormente, si existe amor verdadero la pareja puede seguir adelante con un gran esfuerzo. Para ello, la ayuda de un psicologo de parejas se convierte en una opción indispensable, ya que él será neutral y sabrá llegar al problema aconsejando a ambos para que la pareja continúe en el tiempo.

La psicoterapia

La psicoterapia...

Es un proceso terapéutico,

Un cambio personal profundo,

Un espacio de encuentro íntimo  y confidencial,

Una relación que sana y en la que uno se encuentra,

Un contacto directo, sincero y personal,

Un espacio de comunicación respetuoso,

Un lugar donde sentirse libre y espontáneo,

Un tú a tú,

Un contexto donde ahondar en el sí mismo,

Un sitio donde analizarse, comprenderse y sanarse,

Un asentamiento de la experiencia y las emociones,

Una recolocación de cómo actúo y me comporto en mi vida,

Un rincón donde ajustarme a mis necesidades y al mundo,

Un ambiente donde dejarse ser, para crecer, sanarse y aprender….

foto blog 5

La psicoterapia se constituye como un espacio de crecimiento personal en la que cualquier persona puede conocerse, profundizar en sí mismo y crecer. Cuando uno ahonda en cómo se relaciona consigo mismo y con el mundo que le rodea, aprende a tomar conciencia de sus necesidades en las diferentes áreas y en cómo en la satisfacción de estas necesidades, con bastante frecuencia, uno se automanipula y autoengaña, dirigiendo su vida hacia objetivos o valores que conducen a un camino de frustración e infelicidad indeterminada.

“La psicoterapia es demasiado beneficiosa para limitarla sólo a los enfermos” ("Terapia Gestáltica", Erving y Miriam Polster)

Seis consejos para ayudar a los niños a superar sus miedos

miedos infantilesEs común que los niños sufran distintos miedos a lo largo de las diversas etapas de su vida. En ocasiones, un mal tratamiento de dichos temores puede ser el origen de inseguridades durante la vida adulta. Con estos seis consejos será fácil superar  estos miedos infantiles.

1. Ante una situación que le provoque temor, el niño buscará siempre el cobijo de sus padres o de aquellos adultos que le ofrezcan protección y confianza. Es importante ofrecerle este apoyo para ayudarle a disfrutar de esa seguridad y esa sensación de refugio. En este sentido, se desaconseja instarle a cambiar radicalmente de actitud de forma independiente y unilateral sino que, siguiendo una estrategia de comprensión y apoyo, es más acertado ofrecerle ese lugar seguro entre los brazos en el cual se sentirá protegido y apoyarle para que poco a poco vaya enfrentando sus miedos de una forma paulatina.

2. En íntima relación con el punto anterior, la comprensión y la ayuda por parte del adulto serán los medios más adecuados para favorecer la verbalización del problema por parte del pequeño. Es muy útil animar al niño para que hable de sus sentimientos y razones sobre qué le provoca temor y cómo puede superar dicho miedo.

3. Como también ocurre en el tratamiento de fobias para adultos, enfrentar el problema se convierte en parte eficiente de la solución. Así, cuando el pequeño tiene miedo de algo concreto como los animales o la oscuridad se recomienda no evitar la situación causante de temor en todas las ocasiones. Dejar una pequeña luz en su habitación por la noche y no dejarle solo ante las mascotas ayudará al pequeño a sentirse más seguro pero es importante también establecer rituales de acercamiento a los animales y pasar algunos ratos en compañía con la luz apagada.

4. En cualquier caso, ofrecer apoyo constante al pequeño ante sus temores será la ayuda más eficiente de cara a ir superando sus miedos de forma paulatina y así alcanzar la madurez de forma sana y segura.

5. Una vez que los miedos infantiles se vayan disipando bajo la ayuda del adulto, serán de vital importancia las palabras de aliento y ánimo que le hagan sentir como un valiente y como un niño grande.

6. Igualmente importante será evitar la utilización de los miedos infantiles como una amenaza de castigo para el niño. Esto puede potenciar un pequeño temor convirtiendo este en una fobia.

¿Para qué sirve la terapia Gestalt?

terapia gestaltLa terapia Gestalt surgió en los años cuarenta del siglo pasado, gracias a los estudios del matrimonio formado por Fritz y Laura Perls, psiquiatra y psicóloga respectivamente. En la década siguiente se establecerían las bases esenciales de la terapia con las aportaciones de los profesores Paul Goodman y Ralph Hefferline, fundándose en 1952 el primer Gestalt Institute en Nueva York.

Esta psicoterapia pone el énfasis en el aquí y ahora del paciente (denominado de manera preferente como cliente por la terapia Gelstat), poniendo el énfasis en la toma de conciencia del individuo (‘awareness’) e incitándole a aceptarse y a vivir el presente sin los condicionamientos del pasado.

Esta terapia humanista prescinde del rol tradicional del terapeuta, ya que éste se limita a ejercer de acompañante, teniendo que ser el propio ‘cliente’ el que protagonice su propia curación. Así, el individuo ha de tomar conciencia de su responsabilidad en la generación de su propio bienestar. Para ello, la terapia Gestalt le incita a que clausure cuestiones del pasado que no se cerraron, así como a potenciar la autopercepción de sentimientos, pensamientos y sensaciones que le permitirán satisfacer mejor sus necesidades.

La terapia Gestalt incide en que los individuos no enmascaren lo que les afecta particularmente como un padecimiento colectivo, y este sentido otorga una gran importancia al uso del lenguaje para este disimulo. Como, por ejemplo, al utilizar frases del estilo de “si hay mal ambiente laboral dan ganas de dejar el trabajo", en vez de “el mal ambiente que padezco en el trabajo me hace tener ganas de dejarlo”. Por otro lado, la terapia también brinda mucha importancia a elementos como el lenguaje no verbal del individuo, a la diferencia a lo que el paciente/cliente dice con las palabras y lo que expresa con su tono de voz y con sus gestos.

Con el uso de técnicas como la de la ‘silla vacía’ se invita al paciente/cliente a confrontar sus problemas con un personaje ficticio que suele ser la proyección de alguien (padre, madre, mujer, marido, jefe o jefa) que lo sitúa en una posición de víctima, estableciéndose un fecundo diálogo interno, ya que cuando el paciente/cliente va cambiando de silla va asumiendo los distintos roles y expresando sus emociones, llegando a la conclusión final que todos ellos están en su interior y por tanto dependen en exclusiva de él.

La terapia está muy extendida por todo el mundo, realizándose en España también desde hace años, existiendo en este sentido una Asociación Española de Terapia Gestalt (AETG) que solo reconoce terapeutas tras una serie de requisitos que incluyen formación académica, aunque también existen otras escuelas que prescinden de la necesidad de una especialización previa en psicología.

8 recomendaciones para convivir con el estres del trabajo

convivir con el estres naturalNo existe duda alguna de que todos hemos experimentado aunque sea una vez de estrés laboral. Si bien, muchos podemos disfrutar de nuestro trabajo, eso no es impedimento para sufrir de dicha enfermedad.

El estrés laboral es un mal que aqueja a un gran sector de la población, y es que, sin lugar a dudas, la mayoría de empleados vive con una gran presión causada por los salarios bajos, trabajos que no implican un reto, pocas oportunidades de promoción o la sobrecarga laboral.

Cuando esta enfermedad se vuelve crónica, es sumamente perjudicial para la salud de la persona. Es por ello, que psicologos han ofrecido 8 consejos para convivir con el estres laboral, de manera que, si tú posees o si sientes que estas a punto de subirte a este barco, estos consejos pueden serte de mucha ayuda.

- Registrar aquello que te estresa

Una de las mejores maneras de disminuir los síntomas es identificar aquello que nos afecta. Puedes llevar control de esto llevando un diario o una bitácora, en la cual, puedes incluir la fecha, el lugar, las personas, las emociones y sentimientos que atravesaste en ese momento.

- Responde favorablemente

No es un secreto que la mayoría de las personas recurren al alcohol como única solución para el estrés. En lugar de ello, trata de hacer ejercicio. Sal, corre, ve al gimnasio y libera toda tensión con tu cuerpo.

- Hábitos saludables

Tus horas de sueño deben ser respetadas al pie de la letra. Dependiendo de tu edad, es recomendable que duermas de 6 a 8 horas diarias. Así mismo, la ingesta de cafeína debe estar limitada a un par de tazas semanales y no más.

- Limites laborales y personales

Te podría parecer necesario el hecho de estar disponible las 24 horas del día, sin embargo, no lo es. Debes poner un límite entre tu vida laboral y personal. No contestes e-mails y llamadas cuando te encuentres en casa y dedica tu tiempo libre a la relajación.

- Descansar

El descansar como vía primordial para hacer llevadera esta enfermedad psicológica. Relajarse, tomar chocolate y leer un buen libro mientras se escucha su pista musical favorita es una gran manera de hacerlo.

- Pasar tiempo con la familia

Sin lugar a dudas, una de las mejores maneras para combatir el estrés reside en pasar un buen tiempo con la familia. Platica con ellos, pregúntales sobre su vida o vean una película. Verás como estos momentos opacan a los malos ratos.

- Hablar con tu jefe

No hablarás con él para realizar reclamaciones, sino para comentarle como te sientes. Así mismo, comunícale los datos que has recabado, tales como los momentos en los que te sientes así o las acciones que te llenan de presión.

- Buscar apoyo

Si bien, la familia es un gran apoyo para sobrellevar este problema, la presencia de un psicologo es necesaria, ya que solo el sabrá que tratamiento y estilo de vida puede ser mejor para ti.

Como se puede apreciar, la enfermedad del siglo XXI puede ser atacada y analizada de modo que se puede vivir con ella sin la necesidad de poner en riesgo tu vida o la de otros. Nuestra única recomendación es que te apegues a estos consejos y trates de vivir cada momento al máximo.

mailgooglelinkedin

Blog de psicología

blog

Datos de contacto

Ismael Limones, psicologos Cordoba

Móvil: 649 325 881
Rafael Pérez de Guzmán, 9
Córdoba (España)
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.