Depresión: comprender, afrontar y recuperar la felicidad

Estar afectados por un proceso de depresión puede ocurrirnos a cualquiera de nosotros alguna o incluso varias veces a lo largo de la vida.

En ocasiones puede existir una razón aparente que la motive pero, en otras, es complicado encontrar el origen de este estado emocional que repercute directamente en el ámbito personal, afectivo, familiar, social y laboral.

Hoy desde Ismael Limones vamos a acercarnos un poco más a esta situación para intentar comprenderla pero sobre todo colaborar en el conocimiento de actuaciones que sabemos pueden ayudar y contribuir a superarla.

Trabajar conjuntamente para afrontar y superar la depresión.

Hablamos de depresión para definir un trastorno emocional que afecta al estado de ánimo de quienes lo padecen. Se focaliza en la pérdida de la felicidad, de la ilusión, en el desinterés y hasta bloqueo para desarrollar actividades diarias y/o laborales, relacionarse con los demás e incluso perdiendo las ganas de vivir.

Como en todos los procesos mentales, existen grados de gravedad pero lo cierto es que si no se trata desde sus inicios lo normal es que se vaya agravando de forma rápida y progresiva.

Algunos síntomas que alertan sobre una persona depresiva pueden ser:

  • Insomnio y alteración del sueño.
  • Tristeza constante.
  • Ganas de llorar.
  • Cansancio, dejadez y falta de apetito.
  • Dificultad para concentrarse, pérdidas de memoria.
  • Episodios de ansiedad, terror, miedos.
  • Irritabilidad, enfado.
  • Culpabilidad, problemas de conciencia, reprocharse a sí mismo.
  • Pensamientos obsesivos.

Para afrontar esta situación y conseguir salir de ella, hay determinadas actuaciones que son determinantes.

  1. Buscar ayuda médica y profesional: Los especialistas en salud mental son fundamentales. en ocasiones es necesario conjugar medicación y terapias que siempre estarán pautadas y adaptadas a cada caso específico.
  2. Verbalizar el problema: sentirnos escuchados y comprendidos por personas cercanas y de confianza es fundamental. A veces da miedo, pudor o no hay ganas pero poco a poco comprenderemos que es muy beneficioso.
  3. Enfrentar pensamientos negativos: Generalmente son muy habituales y bloquean a la persona impidiendo que afronten la vida con valentía, optimismo y tranquilidad. En terapia es fundamental trabajar este aspecto para que la positividad fluya y aniquile el efecto de los pensamientos tóxicos y dañinos.
  4. Buscar actividades que ilusionen: hay muchas actividades que colaboran a recuperar la ilusión, a volver a tener metas, a ver el futuro con otra perspectiva o a socializar con normalidad. Bailar, pintar, hacer deporte, viajar, escribir, cocinar, estudiar, leer…
  5. Mantener un buen aspecto físico: es imprescindible no caer en el descuido de la imagen, de la higiene y el buen aspecto personal. Aunque la desgana propia de esta enfermedad lleva a un cierto abandono, hacer el esfuerzo para no caer en ello es fundamental para la autoestima y el ánimo.
  6. Relajación y descanso: las prácticas y técnicas de relajación, meditación, el ejercicio físico, el contacto con la naturaleza y las suficientes horas de descanso con un sueño verdaderamente reparador son fundamentales.

En Ismael Limones llevamos años de experiencia tratando a pacientes aquejados de depresión, seguros de poder ayudarles a recuperar su estado natural lleno de alegría, fortaleza e ilusión por una vida que, tanto merece ser vivida, siempre de la mejor forma y con la mejor actitud.

Autor: Ismael Limones